Páginas vistas en total

sábado, 14 de enero de 2012

LA AMENAZA, EL ÚNICO LENGUAJE DE LOS INEPTOS

En una organización empresarial te puedes encontrar con todo tipo de tipejos que nunca te explicas cómo han podido a llegar a ocupar los cargos que tienen. Cuando empiezas a indagar casi siempre ocurre que son  los agraciados con la preposición "de" (ver artículo "el pais de la preposición de" ) o como mínimo suelen tener algún pariente político o influyente. Es la única razón "lógica" a los ascensos y premios inexplicables, salvo que seamos nosotros los torpes.

Los profesionales, los que crean y trabajan en equipo, los que conocen sobradamente las tareas y funciones que se les encomienda, los que se implican en el proyecto empresarial, saben cómo tienen que comunicarse y relacionarse con su equipo, son conscientes de que al equipo hay que tenerlo informado de lo bueno y de lo malo, que hay que implicarse en todas las tareas que se le encomiendan al equipo como un miembro más, que hay que reconocer los méritos y el buen hacer de sus miembros, que hay que apoyar a los miembros que flaquean y que hay que animar e incentivar contínuamente.

Los tipejos de la preposición "de" suelen desconocer lo que es un trabajo en equipo y su forma de actuar suele limitarse al uso del poder, que es lo que verdaderamente les produce placer. Mientras que los profesionales transmiten ánimos y se involucran para la consecución de objetivos, los tipejos de la preposición "de" sólo usan el arma que dominan: la amenaza. Tienen la idea de que inculcando el miedo las personas reaccionarán y se esforzarán para conseguir las metas. Hasta llegan a montar complejos planes de seguimiento para recordar contínuamente las amenazas a aquellos que se distancian de las metas. Todo sea por hacerse respetar.

Y así nos va.